La inteligencia y la integración de los sistemas marcan el futuro del posicionamiento del paciente

El desarrollo de interfaces abiertas entre los sistemas láser, los sistemas de obtención de imágenes y los sistemas de radioterapia de distintos OEM hará que la tarea de posicionamiento y alineación sea aún más rápida y cómoda para el paciente.

21.06.2021

El texto fue publicada originalmente en la edición de verano de EMP News por la European Federation Of Organizations For Medical Physics - EFOMP.

La radioterapia hipofraccionada se utiliza cada vez más. Recibir una dosis mayor por fracción en menos sesiones mejora la experiencia del paciente y beneficia al centro de tratamiento, ya que reduce los costes y aumenta el flujo de pacientes, pero también hace que la precisión sea un factor aún más importante. Proteger a los pacientes contra la radiación ionizante de los tejidos sanos es esencial. Para conseguir el objetivo de concentrar la radiación directamente sobre el tumor, la posición del paciente debe ser exacta y reproducible en cada sesión de tratamiento. En este sentido, los láseres tienen una misión vital: facilitar el posicionamiento y la alineación del paciente con la mayor precisión y en el menor tiempo posible. Para ahorrar el precioso tiempo del LINAC, la configuración y la preparación de las tareas de posicionamiento del paciente pueden realizarse ya en la sala de TC.

El primer paso de la cadena de tratamiento es obtener imágenes del paciente. Tras posicionar e inmovilizar al paciente, se crea una imagen de TC, opcionalmente seguida de una simulación virtual. Se identifican las coordenadas del punto objetivo y se marca al paciente. En determinados tipos de cáncer (p. ej., cerebral), puede hacerse también una imagen de RM para obtener un mayor contraste de los tejidos blandos. Para ello, el paciente debe posicionarse y orientarse de forma idéntica a la imagen de TC, de manera que los datos de la TC y la RM coincidan. Una vez más, la precisión y la exactitud juegan un papel fundamental, al igual que la seguridad. Por cierto, los sistemas DORADOnova MR3T y APOLLO MR de LAP son los únicos sistemas láser en el entorno de RM que han obtenido la autorización 510(k) de la FDA. El tratamiento propiamente dicho se realizará en el LINAC después de la planificación. Una vez más, el paciente debe ser posicionado, inmovilizado y alineado conforme al punto objetivo para después aplicar la radiación. Es importante que la inmovilización de la TC se pueda replicar varias veces en el LINAC para cada fracción del tratamiento.

En resumen, a lo largo de la cadena de tratamiento se utilizan varios sistemas de coordenadas: el de TC y RM, el del paciente y el de la máquina de tratamiento. Durante la planificación y el tratamiento de los pacientes, estos sistemas de coordenadas deben coincidir. LAP ofrece un sistema de coordenadas proyectado por láser independiente y fiable para cada paso. Los láseres de TC, RM y LINAC ayudan a que los sistemas de coordenadas coincidan para que el tratamiento tenga éxito y se realice en poco tiempo. Los láseres también se utilizan como referencia independiente de la máquina para las tareas periódicas de control de calidad.

Todos los flujos de trabajo de TC y RM están perfectamente respaldados por los sistemas láser DORADO y DORADOnova de LAP junto con el sistema de control CARINAnav, que ofrece dos interfaces estándar para el intercambio de datos y una interfaz para el direccionamiento directo del láser integrada en syngo.via RT Image Suite, de Siemens Healthineers. Los sistemas láser de LAP son los únicos que ofrecen esta importante ventaja de integración de sistemas. Aquí vemos otro enorme potencial para el futuro: integrar nuestros sistemas con interfaces dedicadas en el entorno RT para reducir las fronteras entre los sistemas y minimizar los errores de uso.

El desarrollo de interfaces abiertas entre los sistemas láser, los sistemas de obtención de imágenes y los sistemas de radioterapia de distintos OEM hará que la tarea de posicionamiento y alineación sea aún más rápida y cómoda para el paciente. Todo ello manteniendo la sencillez de uso y la facilidad de manejo. Por otra parte, la «inteligencia integrada» podría ser útil para rastrear las deformaciones geométricas de la anatomía del paciente entre las sesiones de tratamiento y realizar los ajustes correspondientes. Estos y otros desarrollos están perfilando el futuro del posicionamiento del paciente.

Ir al principio Póngase en contacto con nosotros